Estás leyendo
Slow Luxury, un cambio de paradigma en la moda de lujo

Slow Luxury, un cambio de paradigma en la moda de lujo

  • Artesana, atemporal, duradera, de calidad y responsable con el medioambiente: así es la moda confeccionada a fuego lento

No es un secreto. La industria de la moda es una de las mas contaminantes del mundo. Son datos preocupantes que para producir una simple camiseta de algodón se necesitan alrededor de 2.700 litros de agua o, que la mayor parte del tinte azul índigo (altamente tóxico) utilizado para realizar las prendas denim va a parar a las aguas de las poblaciones donde se fabrican. Además, los materiales con los que se producen las prendas son, aunque en su mayoría baratos, también altamente nocivos para el medio ambiente. Todo esto sin olvidar los lugares donde han sido fabricadas las prendas, quién las ha manufacturado y en qué condiciones.

En este sentido, es esencial que las empresas dedicadas a la moda pasen a corregir su sistema de producción para conseguir un descenso significativo de los niveles de contaminación que generan.

Así nace el slow fashion, un concepto ya conocido por muchas firmas de lujo que engloba los procesos de producción bajo el objetivo de minimizar el impacto medioambiental y, además, garantizar la calidad de las prendas. Esto quiere decir que cada uno de los componentes de la empresa, desde el fabricante de tejidos, el diseñador, hasta los proveedores o los mismos consumidores, se ajustan a un enfoque sostenible y mas concienciado con el medio ambiente. En múltiples ocasiones, el slow fashion es sinónimo de prendas y accesorios producidos a partir de materiales de alta calidad, sostenibles y/o artesanales, que realizados y comprados en un mismo país refuerzan la diferenciación del artículo con el etiquetado “made in …”.

La conciencia social con respecto al medio ambiente ha provocado que los nuevos consumidores del lujo también sean demandantes de ciertos valores a las marcas. El ciudadano empieza a estar formado, educado y concienciado de que la transformación no viene solo de la mano de las empresas sino que es una responsabilidad que engloba también al comprador. El desfasado concepto de lujo como derroche desaparece para dar paso a una compra mas consciente que percibe este cambio como parte del valor añadido que ofrecen las marcas.

Además del slow fashion, el cambio de paradigma de la moda implica en ocasiones la apuesta por colecciones atemporales para que las prendas tengan una vida mas larga, la supresión de distinción por género y la entrada al mercado de prendas usadas, como ya anunciábamos en la noticia de Farfetch. Son muchas las firmas de lujo que se suman a este cambio hacia la sostenibilidad. Como ejemplo, podemos destacar las acciones de algunas marcas internacionalmente conocidas:

Stella McCartney es una de las pioneras en comprometerse con el cambio.

Stella McCartney es una de las pioneras en comprometerse con el cambio. Desde sus inicios, la firma que lleva su nombre está construida sobre los pilares de la responsabilidad medio ambiental siendo así la primera empresa sostenible dentro del sector del lujo. La diseñadora utiliza para sus colecciones materiales reciclados y tejidos ecológicos creados por la misma firma. No utiliza productos de origen animal ni materiales que puedan producir residuos tóxicos o nocivos para el planeta.

Alessandro Michele, director creativo de Gucci, apuesta por una nueva forma de hacer moda, una que sea más sostenible y amable con el planeta y confirma que la firma italiana pasará de hacer cinco temporadas al año a dos.

La marca Gucci está profundamente concienciada con el medio ambiente y subraya la importancia de la sostenibilidad en el mundo de la moda. La creación de una colección de bolsos 100% sostenible, la fabricación de diferentes productos a partir de materiales ecológicos y biodegradables y dejar de usar pieles en las colecciones corroboran su compromiso. Además, como ya anunciábamos en nuestro medio Vegytec, Alessandro Michele, director creativo actual de la firma, ha realizado algunos cambios entre los que destaca dejar de lado el mundo de las pasarelas, pasar de hacer cinco colecciones al año a solo dos y eliminar la estacionalidad y el género de en prendas.

Versace también implementa el concepto de sostenibilidad en su marca. La firma deja de lado las pieles en sus colecciones y se suma a la practica de procesos de producción “verdes” incorporando materiales sostenibles a sus creaciones.

leer también

La casa Burberry fue altamente criticada en 2017 por quemar sus artículos valorados en 32 millones de euros. Su objetivo era proteger la propiedad intelectual de la marca deshaciéndose del stock sobrante para que este no terminase en el mercado ilegal devaluando así el prestigio de la firma. Finalmente en 2018 la marca anunció que dejaría esta práctica. “El lujo moderno significa ser social y abiertamente responsable. Nos comprometemos a aplicar la misma creatividad a todas las partes de Burberry como hacemos con nuestros productos” comentaba Marco Gibbetti, CEO de la firma. Así, Burberry deja de quemar stock para donar los productos que ya no necesitan a la marca Elvis & Krese donde se convierten en nuevos artículos. Además se ha involucrado en la iniciativa Make Fashion Circular de la fundación de Ellen MacArthur cuyo objetivo es asegurarse que el sector textil se guíe por los principios de la economía circular.

¿Es Slow Fashion el nuevo lujo? Si el “fast fashion” definió la década de 2010, el slow fashion será sin duda el marcador de la nueva década en el lujo.

 

0
Increíble
89100
Pros
Contras
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


LUXONOMY publica contenido cada día laborable. Gracias por leernos.

Centro de Privacidad | Datos de la Empresa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones

Ir al principio