Estás leyendo
Por qué invertir en propiedades de Dubái puede ser mejor que hacerlo en Miami

Por qué invertir en propiedades de Dubái puede ser mejor que hacerlo en Miami

Hacer una inversión inmobiliaria en el extranjero obliga a pensar bien qué es lo que se desea hacer. Aunque el fin sea solo una renta, el inversor de raíces latinas tiende a hacerlo en lugares donde cree que se va a ir a vivir. Por eso, por ejemplo, el argentino compra mucho en España, en Miami o en Uruguay, el comprador final busca salud, seguridad -seguridad jurídica principalmente- y una calidad de vida excepcional, eso también va en la relación valor-precio.

La ciudad emirato Dubái tiene todo eso y por encima del promedio de otros centros urbanos de nivel similar. Allí uno va a invertir en una ciudad donde primero hacen carreteras, medios de transporte, tienen un sistema de metro espectacular. Todos esos servicios hacen que la ciudad funcione. Dubái tuvo una línea de pensamiento donde decían que en un momento el petróleo se iba a terminar o se iba a reemplazar y empezaron a pensar en nuevas alternativas. Hoy es exportador de bienes y servicios, y su mayor ingreso no lo tienen del petróleo sino del turismo; la industria hotelera de Dubái es excepcional.

Otro aspecto que contradice el imaginario es lo religioso y cultural, pese a ser la cuarta ciudad del mundo en recibir turismo internacional y a que el 85% de las personas que viven allí son extranjeras.

Cuáles son los números de una inversión en Dubái

Además de la calidad de vida de Dubái, el contraste de precios en zonas de alta gama con los mercados convencionales es muy importante. La gran diferencia que hay es que Dubái no tiene gastos de escritura, no tiene impuesto a la propiedad, ni a la herencia. En cambio, si uno compra una propiedad en Miami, por ejemplo, ya de por sí hoy está más cara que Dubái, las rentas son similares, pero uno paga el 2% de property tax. Además, tiene que hacer una sociedad, pagar a un contador, pagar impuesto a las ganancias y tiene gastos de escritura.

La gestión para la compra de una propiedad en esa locación puede ser muy simple. Se puede comprar desde el lugar que esté, se envían por mail los documentos firmados y luego los originales por un courier, y ellos después mandan los documentos ejecutados. Cuando uno compra en pozo va pagando un porcentaje durante la obra y un porcentaje contra la entrega, pero todo se hace simple desde Dubái sin ningún problema.

En ese sentido, no hace falta viajar e ir a ver la obra y, de hecho, existen productos especialmente indicados para quien no piensa ir a Dubái.

Respecto de la financiación, también hay dos opciones muy habituales. Una es a través de la propia constructora, como Emaar por ejemplo, y la otra es a través de bancos. Las tasas de interés en Dubái son muy bajas porque para ellos son considerados usura, por lo tanto siempre son súper bajos o nulos.

Pros
Contras
¿Cuál es tu reacción?
ES FASCINANTE
1
ME ENCANTA
0
ME GUSTA
0
NO ME GUSTA
0
NO SÉ
0
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)