Estás leyendo
Peligro primaveral

Peligro primaveral

Las alergias primaverales son un fenómeno cada vez más frecuente, temido por las incomodidades que genera. Es una susceptibilidad especial de algunas personas que hace que respondan de una forma exagerada a uno o varios elementos externos.

Entre los causantes más comunes de la alergia están: los pólenes de las plantas, algunos alimentos, los productos químicos, los mohos, los llamados ácaros del polvo, las picaduras de insecto, y en general cualquier sustancia capaz de desencadenar una respuesta por parte del sistema inmunitario del organismo.

Esta peculiaridad de las personas alérgicas de desarrollar una respuesta exagerada a un agente externo, se acompaña de una serie de reacciones físicas y químicas que son las responsables de los síntomas de la alergia.

Los síntomas son muy variados en cuanto a su localización, intensidad y gravedad. Puede haber reacciones alérgicas graves que pueden incluso llegar a causar la muerte del que las sufre.

Pero estas no son situaciones habituales, lo más frecuente es que los síntomas sean leves.

Entre los más comunes se encuentra:

  • Picor en la piel y los ojos
  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Silbido en el pecho
  • Tos y picor en la garganta

Las alergias han ido aumentando un 10% cada diez años. Actualmente en España, uno de cada cinco españoles es alérgico. Se calcula que en el año 2020 cerca de la mitad de la población sufrirá reacciones alérgicas.

Consejos para prevenir la alergia primaveral

Hay una serie de pautas, sencillas, que nos ayudarán a prevenir la alergia primaveral. En las personas que sufren esta patología, serán de un valor elemental.

• En primer lugar, se recomienda cubrir las salidas del aire acondicionado para evitar la entrada de las partículas de polen, así como cambiar los filtros del mismo con cierta frecuencia.

• Si la persona trabaja en una jardinería deberá utilizar una indumentaria apropiada, con mascarillas para proteger nuestras fosas nasales.

• Mantener la ventanilla del coche cerrada en los desplazamientos es un buen hábito que impedirá el contacto con las partículas polinizadoras.

• Los días de mucho viento o húmedos es conveniente pasarlos en casa.

• También es muy importante secar la ropa lavada dentro del hogar para que ésta no atrape cúmulos de polen.

• Las personas muy propensas a sufrir los síntomas de la polinosis deberán pasar sus períodos vacacionales en lugares donde no se produzcan fuertes concentraciones de polen, como por ejemplo la playa.

¿Cuál es tu reacción?
ES FASCINANTE
0
ME ENCANTA
0
ME GUSTA
0
NO ME GUSTA
0
NO SÉ
0
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio