Estás leyendo
Más allá de la música: Coldplay y su amor por los Porsche clásicos

Más allá de la música: Coldplay y su amor por los Porsche clásicos

  • El bajista de Coldplay y coleccionista de Porsche Guy Berryman comparte su pasión por el detalle y nos enseña sus modelos más preciados.

Guy Berryman es conocido en todo el mundo por su pertenencia a una de las bandas de rock más populares y prolíficas de todos los tiempos, Coldplay, de la que es bajista desde hace casi 25 años. Pero lejos de la primera línea de la industria musical, Berryman también alimenta otras pasiones relacionadas con las cuatro ruedas. Es, de hecho, un respetado coleccionista de coches deportivos clásicos. Y, desde hace poco, combina esas actividades con la de Director Creativo de “The Road Rat”, una reputada publicación de motor con periodicidad trimestral.

En realidad, la fijación por el automovilismo le viene de lejos. Cuando era un niño, en su Escocia natal creció fascinado con el Triumph TR3A de su padre que, sin duda, era todo un ejemplo de diseño e ingeniería. Young Berryman, probablemente sin quererlo, sembró una semilla en aquellos años 80. Y ese amor incipiente por los coches le llevó incluso a estudiar ingeniería mecánica en el University College de Londres.

“Mi interés por los automóviles radica fundamentalmente en la ingeniería y en los conceptos que se esconden detrás de ellos”, dice. “Todos los coches de mi colección tienen algo significativo bajo su llamativa carrocería. Creo firmemente en la idea de la forma que sigue a la función, y esto es algo que aplico a diversos ámbitos. Ya sea diseño industrial, ropa o automóviles, si sigues ese mantra siempre terminas alcanzando la mayor pureza”.

A la hora de elegir coches para su colección, Berry tiene una clara tendencia hacia el mundo clásico, especialmente hacia los modelos europeos de mediados del siglo XX. “En los años 50 y 60 se creó un lenguaje de diseño casi escultórico como resultado de los dibujos que se hacían a mano. Fueron décadas cargadas de extravagancia, espíritu y energía en el diseño automovilístico, que aportaron a la industria formas muy puras”.

leer también

Guy Berryman entre un 356 Zagato y un 911S de 1967.

Un 911S de 1967 y un 356 Zagato

Berryman posee varios modelos clásicos de Porsche, muy especiales todos ellos. Un 911S de 1967 cuidadosamente restaurado comparte espacio en el garaje con un 914/6 con especificaciones de GT y con un 911 totalmente original de 1968, que antaño perteneció al preparador de Porsche y fundador de Rennenhaus, Clay Grady. Un 914 de carreras con claros signos de batalla (antiguamente propiedad de Grady) también está hoy en posesión de Berryman, al igual que un 356 Zagato muy poco conocido, del que apenas se fabricaron nueve unidades.

“Es un gran coche”, dice Berryman de su 356. “Es ligero como una pluma y tiene una carrocería muy abierta. Y además me ha dado el mejor viaje por carretera de mi vida. Lo recogí en la sede de Zagato, en Milán, junto a mi amigo Magne Furuholmen, del grupo de música A-ha, y lo conduje a través de los lagos hasta Chamonix y bajé por los Alpes franceses hasta Niza. En aquella ruta nos acompañó el clima más inclemente que puedas imaginar. Hubo grandes tormentas eléctricas y, en determinados momentos, la visibilidad en aquellas sinuosas carreteras alpinas era prácticamente nula. La mayoría de la gente que viajaba en sus coches modernos había decidido parar porque no era seguro seguir, pero teníamos que llegar a Niza en un momento determinado, así que continuamos el camino sin dudar. Cada noche, cuando llegábamos al hotel, teníamos que pedir un cubo para sacar el agua del Porsche”. Queda claro el compromiso absoluto de Berryman con la causa, que no solo hace restauraciones desde cero sino que conduce sus coches sin concesiones, algo que empieza a ser cada vez menos habitual entre los coleccionistas de clásicos.

0
Increíble
89100
Pros
Contras
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio