Estás leyendo
La desconexión digital es el nuevo Lujo

La desconexión digital es el nuevo Lujo

El sábado pasado leímos un artículo en The New York Times titulado “Human Contact Is Now a Luxury Good”. El artículo señalaba como, hace años, la tecnología y la ultra-conexión estaban reservados para la élite, y como, hoy en día, “evitarlos” es un símbolo de estatus. Nuestra vida, la experiencia física de aprender, vivir y morir, está cada vez más mediada por pantallas. La textura de nuestra vida, la experiencia táctil, se está limitando a una pantalla.

Las pantallas son más baratas para las marcas que la conexión o la experiencia física. Cualquier experiencia que pueda caber en una pantalla (aulas, hospitales, aeropuertos, restaurantes) puede reducir enormemente los costos. Y cualquier actividad que pueda suceder en una pantalla se vuelve más barata.

Convocar a un grupo de personas de manera presencial, mostrarles un producto, dialogar con ellos sobre lo bueno y lo menos bueno que les puede aportar, sentir el pulso del cliente… es algo que sorpresivamente vuelve a demandar como nunca el sector del lujo.

El contacto humano se está convirtiendo en un bien de lujo.

La nueva tendencia del Lujo está planteando un nuevo dilema a marcas del sector: la desconexión digital.

La nueva élite no desea seguir viviendo así. Expresan abiertamente su rechazo a las pantallas. Quieren que sus hijos jueguen con bloques, y las escuelas privadas libres de tecnología están en auge. La relación humana es evidentemente más costosa para marcas y empresas, y los ricos están dispuestos y pueden pagar por ellos. La interacción humana visible: vivir sin teléfono durante un día, salir de las redes sociales y no contestar el correo electrónico se ha convertido en un símbolo de estatus social.

La exposición a las pantallas comienza cada vez antes. Y los niños que pasan más de dos horas al día mirando una pantalla obtienen puntuaciones más bajos en las pruebas de pensamiento y lenguaje, según los primeros resultados de un estudio sobre el desarrollo cerebral de más de 11.000 niños del National Institutes of Health. Lo más perturbador es que el estudio encuentra que los cerebros de los niños que pasan mucho tiempo en las pantallas son diferentes.

Para algunos niños, hay unadelgazamiento prematuro de su corteza cerebral. En adultos, un estudio encontró una asociación entre el tiempo de pantalla y la depresión.

Un niño pequeño que aprende a construir con bloques virtuales en un juego de iPad no tiene la capacidad de construir con bloques reales, según Dimitri Christakis, un pediatra del Hospital de Niños de Seattle y autor principal de las pautas de la Academia Americana de Pediatría en tiempo de pantalla.

Cada vez más, los consumidores del lujo dan de baja sus cuentas de Facebook, aparcan el móvil o lo sustituyen por terminales básicos que solo envían y reciben llamadas.

“Si estás realmente en lo más alto de la jerarquía, no tienes que responder a nadie. No necesitas estar conectado”

leer también

La alegría, al menos al principio, de la revolución de Internet fue su naturaleza democrática. Facebook es el mismo Facebook si eres rico o pobre. Gmail es el mismo Gmail. Y todo es gratis. Hay algo de mercado masivo y poco atractivo para el consumidor del Lujo. Y a medida que los estudios demuestran que el tiempo en estas plataformas de publicidad no es saludable, todo comienza a parecer déclassé. Y otro aspecto es la privacidad de los datos.

Los ricos pueden darse el lujo de optar porque sus datos y su atención no se vendan como un producto.

A medida que aparecen más pantallas en las vidas del resto de consumidores, las pantallas están desapareciendo de las vidas de los consumidores del lujo. “Cuanto más rico eres, más gastas por estar fuera de la pantalla.”

Fabricar EXPERIENCIAS HUMANAS es la nueva apuesta del Lujo.

Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


LUXONOMY publica contenido cada día laborable. Gracias por leernos.

Centro de Privacidad | Datos de la Empresa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones

Ir al principio