Estás leyendo
Juventud en tu cutis

THE ECONOMY OF LUXURY

Shelf Wood

Juventud en tu cutis

Puesta a disposición por la medicina estética, la mesoterapia facial se alza como una de las mejores técnicas para nutrir y reafirmar la piel mediante la infiltración de una serie de sustancias. Sus efectos se observan casi al momento, por lo que es un tratamiento muy utilizado cuando se acerca algún evento especial.

Se trata de una técnica de rejuvenecimiento, tonificación y revitalización del tejido cutáneo del rostro, cuello, escote, etc., mediante la inyección directa de una serie de soluciones biológicas. Los componentes utilizados para ellas, generalmente ácido hialurónico y/o vitaminas, contribuyen a la estimulación de diferentes metabolismos biológicos de la piel, así como a la reestructuración cutánea e incluso a la reparación de la misma en situaciones postraumáticas. Además, gracias a la mesoterapia se consigue que la piel tenga una hidratación inmediata, estiramiento y luminosidad notables.

El ácido hialurónico es la materia más demandada en tratamientos de rejuvenecimiento facial. Es una sustancia que se encuentra presente de forma natural en la piel y que le otorga elasticidad. Por su parte, las vitaminas permiten mejorar el estado general de la piel, ya que contribuyen a nutrirla adecuadamente.

La combinación de mesoterapia facial con otras técnicas medico estéticas como luz pulsada, radiofrecuencia, etc., permite que los resultados sean aún más satisfactorios.

¿En qué consiste?

Tal y como ya hemos comentado, la mesoterapia facial, al igual que la corporal, se lleva a cabo a través de una serie de infiltraciones intradérmicas de sustancias antienvejecimiento y antiflaccidez con jeringa y aguja de muy bajo calibre. En los tratamientos generalizados (toda la cara y el cuello) o particularmente molestos, se puede utilizar anestesia tópica (una crema que se aplica unos 20 minutos antes) o simplemente analgesia con frío (bolsa congeladas o cubitos)

El número de sesiones necesarias para obtener resultados positivos se ha de adecuar a las características individuales de la paciente, pero generalmente, suelen ser precisas entre tres y cuatro sesiones a intervalos de dos o tres semanas para realizar, posteriormente un mantenimiento a intervalos cada vez mayores con el fin fundamental de mantener los resultados obtenidos.

Y a pesar de lo positivo de esta práctica estética, te recomendamos que no olvides el uso de protección solar con el fin de preservar la piel de los efectos nocivos derivados de una exposición solar inadecuada.

Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

  

Centro de Privacidad | Datos de la Empresa | Política de Privacidad | Términos y Condiciones