Estás leyendo
Herpes, Virus sin cura

Herpes, Virus sin cura

Provocados por el virus de herpes simplex (HSV), los herpes constituyen una preocupante enfermedad que se transmite fundamentalmente por contacto físico y sexual. A pesar de que son numerosos los tratamientos naturales y medicinales que han surgido en los últimos tiempos para contrarrestarla, esta dolencia no tiene cura y, una vez contagiada, permanece en el organismo para toda la vida.

Los herpes son infecciones producidas por los llamados virus de herpes simplex (HSV), de los que existen dos subclases: HSV-1 y HSV-2. Esta infección se mantiene latente de tal forma en el interior de las células nerviosas que el organismo se muestra incapaz de deshacerse de ellas en algún momento. A pesar de que una de las características más significativas de esta dolencia es la aparición reiterada de pequeñas ampollas que forman un racimo que, al romperse, origina molestas costras; otros síntomas son, por ejemplo, manchas rojas en la piel, pequeñas llegas, fisuras en la piel, irritaciones…La frecuencia de los brotes de los distintos tipos de herpes son muy impredecibles, ya que el virus no se desarrolla de la misma manera en todos los individuos. De hecho, mientras existe un porcentaje muy elevado de personas que no muestran brotes, hay individuos que los padecen de forma muy continuada y dolorosa.

Factores decisivos

Entre las causas más destacadas que originan la aparición de herpes podemos señalar el estrés y el cansancio; enfermedades como la gripe; y factores tan variados como la alimentación, la ingesta frecuente bebidas alcohólicas o la exposición prolongada al sol. Los herpes suelen desarrollarse en dos episodios. El primero de ellos es el denominado herpes inicial que, en términos generales, alcanza una mayor virulencia que los brotes que puedan desarrollarse de forma posterior. En este estadio, además de intensos dolores de cabeza, el síntoma más evidente es la aparición de llagas en las ingles, la garganta y bajo los brazos. En la segunda de las fases, por el contrario, los síntomas del herpes parecen remitir considerablemente.

El contagio es otro punto importante a la hora de hablar sobre los herpes. Éste puede producirse por un contacto piel con piel, o bien mediante relaciones sexuales. A pesar de todos los avances conseguidos en el campo de la medicina, el herpes es una dolencia que, a día de hoy, carece de cura y puede reactivarse en cualquier momento. La única solución para evitar padecerlo a lo largo de toda tu vida es no entrar en contacto con la persona que lo padezca. Si bien es cierto que ésta es la realidad existente, sí existe una serie de tratamientos encaminados a una sanación más rápida y menos dolorosa de las úlceras. A pesar de esto, es importante señalar que con el paso del tiempo los brotes son cada vez menos frecuentes y los síntomas menos severos.

El herpes genital

Es una de las enfermedades de transmisión sexual más común en nuestros días. Si has tomado precauciones pero a pesar de eso has empezado a sentir algunos síntomas que podrían delatar su padecimiento, te recomendamos los baños de sal para calmar y secar las lesiones, la utilización de ropa interior de algodón y beber grandes cantidades de agua para conseguir diluir la orina. Si la sensación no remite, debes acudir inmediatamente a tu médico.

A continuación te proponemos una breve clasificación para que reconozcas los herpes de un vistazo:

  • Herpes labial: produce ampollas en los labios, cara, boca nariz y orejas.
  • Herpes genital: se transmite por contacto sexual. El herpes puede contribuir a la propagación del VIH.
  • Herpes zoster: causado por el virus de la varicela. Aunque la enfermedad fuese combatida en la infancia, el virus permanece latente en las células nerviosas y vuelve a aparecer cuando el organismo presenta defensas bajas.

Tratamientos naturales. Suelen basarse en la fitoterapia mediante el uso de especies como la ortiga, el peral, la melisa, la manzanilla… Estas plantas alivian el dolor e impiden el empeoramiento de las heridas provocando una demora en la aparición de nuevos brotes.

Tratamientos medicinales. Hay tres medicinas que pueden emplearse con receta médica para tratar el herpes (Zovirax, Famvir y Valtrex). Estas medicinas ayudan a aliviar los síntomas y reducen el tiempo de cura. También existen cremas y parches que reducen las ampollas.

¿Cuál es tu reacción?
ES FASCINANTE
0
ME ENCANTA
0
ME GUSTA
0
NO ME GUSTA
0
NO SÉ
0
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio