Estás leyendo
Simón Mendez desde el Hospital Monte Sinaí de Nueva York

Simón Mendez desde el Hospital Monte Sinaí de Nueva York

Simón Méndez Ferrer es un joven investigador sevillano que, desde su grupo de trabajo en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York, ha analizado en su investigación, publicada en la prestigiosa revista Nature, un relevante descubrimiento que trata la migración de las células madres desde la médula ósea hasta la propia sangre y cómo todo esto está regulado por nuestro reloj biológico.

Sabemos que tu trabajo se basa en la liberación de las células madre pero ¿podrías contarnos un poco los pilares en los que se sustenta el descubrimiento y cómo llegáis hasta él?

Un trabajo previo de nuestro grupo reveló que el sistema nervioso participa en la liberación de las células madre desde la médula ósea hacia la sangre. Mientras estudiábamos los mecanismos implicados nos dimos cuenta de que la luz afectaba al número de células madre circulantes por la sangre. Este descubrimiento, como tantos otros de la ciencia, fue azaroso. Algunos ratones tenían menos células circulantes y nos encontramos con que la causa era un fallo en los ciclos de luz y oscuridad del animalario. Este hallazgo, unido al reciente descubrimiento de que los ritmos circadianos regulan la formación del hueso, nos llevó a embarcarnos en este proyecto. El trabajo realizado demuestra que el reloj biológico controla, a través de los nervios, la atracción de las células madre en la médula ósea. Como resultado, la cantidad de células madre que circulan por la sangre fluctúa a lo largo del día.

¿Qué puede suponer este descubrimiento para los avances médicos generales?

Las células progenitoras se recolectan de la sangre en la mayoría de los transplantes de médula ósea que se realizan hoy día. Desgraciadamente, en numerosos pacientes la recolección de células es insuficiente. La fluctuación en la cantidad de células madre circulantes implica que durante la fase de descanso se podrían recolectar dos o tres veces más células que en otros momentos del día. Por otro lado, se podría incrementar la cantidad de células circulantes mediante fármacos estimuladores del sistema nervioso que no tienen efectos secundarios sobre otros órganos.

Desde hace muchos años, estamos viviendo en España lo que se conoce como “fuga de cerebros” ¿te consideras uno de esos cerebros fugados?

No, en mi caso considero este tiempo una etapa formativa dentro de la carrera científica y una experiencia personal que deseaba poder realizar al margen de lo profesional.

¿A qué crees que se debe esta fuga? ¿Consideras que se va a prolongar en el tiempo?

Aparte de la tendencia cosmopolita que nos lleva a muchos a querer pasar una etapa de nuestra vida en un país extranjero, creo que la razón de que muchos decidamos realizar un postdoctorado fuera de España se debe a que la probabilidad de encontrar un laboratorio puntero en el campo específico en el que uno esté interesado y con los recursos suficientes generalmente es mayor en el extranjero. En España se aprecia una evolución positiva de la inversión en investigación que está permitiendo comenzar a ofrecer condiciones competitivas para científicos que deseen regresar a España.

¿Es EEUU la meca de la investigación?

Mi percepción personal es que en EEUU ha habido un retroceso en los últimos años en la inversión en ciencia comparativamente con la evolución de otros países europeos y asiáticos. Aunque quizás hoy día EEUU sigue siendo la meca de la investigación, esto puede cambiar en un futuro próximo si la tendencia sigue igual.

Ahora se habla mucho en las campañas políticas de Investigación y Desarrollo ¿Se invierte lo suficiente en ciencia en España?

No lo suficiente. Se invierte claramente más que antes, sobre todo en infraestructura y condiciones competitivas para científicos consolidados, aunque el panorama tiene que mejorar para el caso de investigadores jóvenes que comienzan a demostrar su valía.

El nivel de los científicos y médicos españoles parece ser alto, ya que con asiduidad conocemos un avance o una investigación que sale a la luz de la mano de algún grupo de trabajo español ¿es cierto esto o es que solamente llegan hasta nosotros los descubrimientos nacionales?

Sí, existen buenos científicos españoles tanto dentro como fuera del país. Creo que internacionalmente los españoles gozamos de gran prestigio como investigadores y varios compatriotas nuestros son referencia mundial en diversos campos de la biología y la medicina. Yo creo que los descubrimientos más relevantes llegan a España independientemente de quien los haya hecho, aunque también se resaltan más los que vienen de la mano de investigadores españoles. Yo creo que eso es normal en cualquier sociedad y afecta más a otros ámbitos en otros países. En EEUU las noticias en general son mucho más localistas que en España.

¿Qué repercusión tiene el mundo científico en la vida social? ¿Crees que estáis suficientemente valorados por el gran público?

El avance del conocimiento científico es el motor del desarrollo tecnológico y favorece el progreso de la sociedad. A menudo se minusvalora la investigación básica porque su aplicación no es inmediata o evidente, pero la ciencia básica no sólo expande el conocimiento sino que genera los cimientos para una investigación más aplicada a un problema concreto. La ciencia ha sido tradicionalmente una profesión muy vocacional, y quizás por eso menos reconocida que otras profesiones a nivel socio-económico. Al mismo tiempo hay mucha vanidad entre ‘grandes científicos’, y no creo que eso ayude al gremio. Yo creo que se debería reconocer igual que otras profesiones, ni más  ni menos.

La sociedad española siempre ha estado anquilosada en otros tiempos y se ha mostrado reacia a la innovación ¿en qué se nota esto para los avances científicos?

Más que un anquilosamiento el problema era una falta de visión a largo plazo. La relación directa entre producción científica y desarrollo social y tecnológico no era tan evidente en tiempos pasados, y por tanto se ha apostado menos por la ciencia. Como consecuencia la productividad científica en España ha evolucionado menos que en otros países europeos, y con ello la producción de patentes etc.  La mayor inversión científica de los últimos años, la creación de consejos reguladores y la implicación del sector privado permiten prever un mayor desarrollo científico y tecnológico en el futuro próximo.

¿Hay suficiente conocimiento de la labor de los científicos por parte de la gente de a pie? Tenemos culpa los medios de comunicación.

La investigación científica, como otros campos del conocimiento, es un bien social y los medios de comunicación hacen el esfuerzo por acercar la información a la sociedad. A menudo se dan errores de traducción o se exageran las implicaciones de un descubrimiento, pero habría que preguntarse hasta que punto esto es culpa de los periodistas o se debe a la dificultad para muchos científicos de explicarse en un lenguaje comprensible para la sociedad, especialmente cuando se trata de la investigación básica. Posiblemente en la mayoría de los casos sea una combinación de ambos.

¿Cuál es tu reacción?
ES FASCINANTE
0
ME ENCANTA
1
ME GUSTA
0
NO ME GUSTA
0
NO SÉ
0
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio