Estás leyendo
Chopard, partner oficial en “la carrera más bonita del Mundo”

Redefiniendo el Lujo en la Era de la Sostenibilidad 10º CONGRESO LUXONOMY

Chopard, partner oficial en “la carrera más bonita del Mundo”

Por 34 años consecutivos Chopard está orgullosa de haber participado una vez más en la célebre carrera automovilística 1000 Miglia como partner principal y cronómetro oficial del histórico evento. Este año, la 1000 Miglia que tuvo lugar del 16 al 19 de junio el sentido de la marcha fue al revés. Lo que significa que los 375 vehículos inscritos recorrieron los 1.619 km de ruta (1.005 millas romanas) en sentido inverso a las agujas del reloj. Esto nunca había sucedido desde que en 1977 se reviviera la competición, pero era algo frecuente en las primeras ediciones de la carrera durante los años 1927 y 1957.

La edición de este año se ha caracterizado por el buen tiempo, aunque en ocasiones ha sido duro por el calor y la ruta desafiante de una carrera que por primera vez atravesaba los tres pasos de Cisa, Futa y Raticosa. De los 375 coches, 341 cruzaron la línea de meta al final de la carrera.

La competición la ganó el número 43, Andrea Vesco junto con su copiloto Fabio Salvinelli, conduciendo un Alfa Romeo 6C 1750 Super Sport de 1929, tercera victoria con el mismo coche

Fundada en 1927, la 1000 Miglia está entre las carreras automovilísticas más conocidas del mundo. En el origen, la carrera de 1,618km (equivalente a 1,005 millas romanas) era una competición de gran fondo comenzando y terminando en Brescia con Roma como punto de retorno.

En 1955, el Famoso piloto inglés Sir Stirling Moss y su copiloto el periodista del motor Denis Jenkinson, ganaron la Carrera en un tiempo récord que todavía se mantiene hoy, acabando la Carrera en 10 horas, siete minutos y 48 segundos con una velocidad media de 157,65 km/h.

Después de abandonar su formato original en 1957, la 1000 Miglia reaparece en 1977 como una competición de coches construidos entre 1927 y 1957 y todavía recorre gran parte de las 1.000 millas de la ruta original a través del corazón de Italia desde Brescia a Roma y vuelta.

En el evento participan algunos de los autos más bellos, más raros, más importantes y valiosos de la época original y recorren las carreteras de la misma manera que lo hicieran entonces, creando un embriagador asalto a los sentidos de la vista, el oído y el olfato; dando marcha atrás al tiempo al pasar por las mismas ciudades y pueblos donde la multitud se aposta en las carreteras como en las primeras décadas de la 1000 Miglia.

Gentleman drivers, solidaridad y amistad

Una vez más, el Copresidente de Chopard Karl-Friedrich Scheufele, apasionado de los coches clásicos, estuvo presente en la rampa de salida al volante del Mercedes-Benz 300SL ‘Gullwing’ (“Alas de Gaviota”) rojo, que forma parte de la colección de coches clásicos de la familia Scheufele desde hace más de 40 años.

A su lado, una leyenda del automovilismo, seis veces campeón de las 24 Horas de Lemans y gran amigo de la Casa, Jacky Ickx, con el que el Sr Scheufele ha participado en la 1000 Miglia en más de 15 ocasiones. La primera vez que compitieron juntos fue en 1989 y con el mismo “Alas de Gaviota”.

Fue precisamente aquel primer viaje juntos el que sentó los cimientos de la amistad entre estos dos ’gentleman drivers’ que representan el espíritu y la camaradería característica de la 1000 Miglia.

Este año, el dúo capitaneó un equipo de cinco automóviles Chopard, incluido un  Ermini Sport 1100 de 1954 pilotado por Alessandro Squarzi y un Porsche 356 de 1957 conducido por el embajador de Chopard Romain Dumas.

El equipo de Chopard se completó con un Alfa Romeo 1900 Super Sport de 1956 y un Fiat 1100 con tapicería de Zagato.

Todas las imágenes en esta Galería:

Una carretera larga y tortuosa

Continuando con la tradición, la carrera comenzó a la 1.30pm con el coche más antiguo abandonando la rampa de Viale Venezia en Brecia en primera posición seguido del resto de los autos en orden de antigüedad y con un intervalo de un minuto de diferencia.

leer también

El primer día los coches condujeron por el difícil Paso de la Cita haciendo la ruta hasta la ciudad de Viareggio en la costa, desde donde temprano en la Mañana del segundo día completaron los 350km de Carretera hasta Roma a través de numerosas e históricas ciudades y pequeños pueblos.

El tercer día fue el más desafiante y apasionante de todos, 400 kilómetros a través de la “bota” de Italia interrumpidos por una parada en la espectacular ciudad de Orvieto antes de volver a coger el volante para atravesar la región vinícola de Chianti y continuar por las serpenteantes y desafiantes carreteras de los pasos de Futa y Raticosa.

Después de pasar la noche en Bologna, el cuarto y último día, el equipo volvió a Brescia vía Modena, -sede de las grandes casas automovilísticas Ferrari y Maserati-  Mantova y Verona.

Los relojes Mille Miglia Race Edition 2021 de Chopard

Tal y como ha venido haciendo desde 1988, Chopard desvelará los nuevos relojes que conmemoran la carrera, los Mille Miglia Race Edition 2021.

Antes de que empiece la carrera, cada equipo es homenajeado con una edición única y numerada del reloj. Este año se trata de un cronógrafo de 44mm de caja en dos versiones: 1.000 piezas en acero y 250 piezas con el bisel, los pulsadores y las manecillas en oro ético rosa de 18 quilates.

Ambos modelos tienen la esfera gris, obtenida mediante tratamiento galvánico sobre un fondo de latón, se adorna con un acabado satinado circular. Las indicaciones de la función cronógrafo destacan mediante unas agujas con punta roja que facilitan la legibilidad sobre el segundero central, sobre el contador de 30 minutos dispuesto a las 12 horas y sobre el de las horas situado a las 6. Para mantener la armonía de las proporciones de la esfera, el segundero pequeño se encuentra colocado a las 9 horas y la ventana de la fecha a las 3 horas.  Sobre el bisel una escala taquimétrica de cerámica negra pulida, con marcas lacadas en blanco, constituye la herramienta perfecta para ayudar a los participantes a calcular su velocidad media durante la1000 Miglia. Lo cierto es que esta prueba de resistencia se basa en unas mediciones precisas y, por eso, durante la carrera, Chopard, célebre por la precisión de sus relojes, es un socio fundamental.

Y como en todos los relojes Mille Miglia de Chopard, su pedegree se confirma con la famosa flecha roja que simboliza la 1000 Miglia en la esfera y en el fondo del reloj está grabada la bandera de cuadros, el logo de la 1000 Miglia y la inscripción ‘Brescia-Roma-Brescia’ que recuerda el recorrido circular de la carrera.

Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)