Estás leyendo
Bienestar durante el embarazo

Bienestar durante el embarazo

Uno de los acontecimientos más importantes en la vida de una mujer es el de gestar una vida dentro de su vientre. Durante años, el cuerpo de la mujer se va preparando para concebir y acomodar a un ser vivo. Por ello, debemos tener presente que el proceso del embarazo no es una enfermedad, más bien todo lo contrario, viene a expresar la capacidad de una mujer para dar vida a su futuro hijo.

Éste es un momento decisivo en tu línea vital, como mujer, tienes la capacidad y la maravillosa fortuna de poder gestar, de dar vida, de sentir dentro de tu vientre a tu hijo. Durante unos meses podrás vivir junto a tu pareja, los cambios que se producen en tu cuerpo, las sensaciones que ese nuevo ser que crece dentro de ti te produce.

El embarazo causa determinados cambios anatómicos, funcionales y psicológicos que tienen una gran importancia sobre la biología de la mujer. La adaptación materna a la gestación proporciona las modificaciones adecuadas para el desarrollo y crecimiento fetal, al tiempo que se preparan los procesos que serán necesarios para el parto y lactancia. Estas modificaciones son ocasionadas y reguladas fundamentalmente por los cambios hormonales y por el crecimiento del útero.

Algunos consejos que te ayudarán:

  • Náuseas y vómitos: su causa es desconocida pero es un síntoma muy frecuente durante el embarazo, principalmente durante el primer trimestre. Evita el ‘estómago vacío’ o excesivamente lleno, los olores molestos y los alimentos de difícil digestión o que te resulten repulsivos. Realiza una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras. Para las náuseas matutinas toma algún pequeño alimento sólido (como una galleta) y permanece en reposo hasta que desparezca la sensación nauseosa. Realiza de cinco a seis pequeñas comidas al día. Si persisten los vómitos e impiden la alimentación oral e hidratación, acude al hospital.
  • Pirosis (Ardores): debido a cambios en la posición del estómago y por el efecto de las hormonas propias del embarazo. Realiza comidas frecuentes y ligeras. Evita los alimentos fritos, aquellos formadores de gas, las especias, las grasas, las bebidas alcohólicas y con gas, el café y el tabaco; evita también productos con menta. Reposa después de cada comida en posición semisentada. Cena al menos dos horas antes de acostarte.
  • Estreñimiento: es consecuencia de la acción hormonal, que produce un retraso en el vaciamiento gástrico y movilidad intestinal. También se ve favorecido por la ingesta de hierro y calcio. Realiza una dieta rica en fibras: cereales integrales, frutas y vegetales frescos. Ejercicio moderado. Manten un régimen regular de evacuación intestinal, acudiendo a una hora fija al inodoro y estimulando el reflejo gastrocólico (ingesta de un kiwi en ayunas).
  • Hemorroides: debido a la compresión del drenaje venoso por el útero. El estreñimiento favorece su aparición. Debes corregir el estreñimiento. En la alimentación evita las especias y las bebidas alcohólicas. Realiza higiene local, baños de asiento con agua fría. Utiliza asientos blandos. Consulta con tu matrona o médico, pomadas locales con antiinflamatorios y anestésicos para aliviar los síntomas.
  • Hipersialorrea (aumento de la salivación) y sangrado de las encías: debido a la acción hormonal. Realiza una correcta higiene dental y bucal. Usa cepillos de dientes suaves y enjuagues bucales. Puedes masticar chicle sin azúcar. Visita al dentista, al menos al principio del embarazo.
  • Dolor lumbar y pélvico: debido a los cambios en la incurvación de la columna vertebral y la relajación de las articulaciones pélvicas. Utiliza zapatos cómodos, de tacón ancho y bajo. Adopta posturas saludables, mantén la cabeza erguida, los hombros relajados y la espalda recta. Al agacharte, flexiona las rodillas y caderas manteniendo la espalda recta. Realiza ejercicios que fortalezcan la musculatura de la espalda. El uso de calor local seco, el reposo y los masajes pueden aliviarte.
  • Calambres: debido a la compresión de los nervios de las extremidades inferiores por el útero gestante, insuficiencia de la circulación periférica, fatiga. Para tratar de eliminarlos, realiza un estiramiento inmediato suave, puedes apoyar una mano debajo de los dedos del pie y empujar hacia arriba.
  • Edema en los pies (hinchazón en los pies): es un edema postural como consecuencia de la dificultad del retorno venoso por la compresión del útero gestante. Desaparece con el reposo y los pies en alto. Evita estar de pie o sentada durante largos períodos de tiempo. Evita usar ropa ajustada. En verano es más frecuente por efecto del calor.
  • Varices: como consecuencia de la compresión del drenaje venoso por el útero gestante, el aumento del volumen sanguíneo circulante y por la acción hormonal. Están favorecidas por la obesidad, multiparidad (embarazos anteriores) y trabajadoras en bipedestación (de pie). Realiza actividad física con paseos cortos, ejercicios de flexión, extensión y rotación de los tobillos y masajes desde el pie hasta la caderas. Favorece el retorno venoso mediante el uso de medias elásticas, ponerlas por las mañanas antes de levantarse de la cama. Evita permanecer largo tiempo de pie o sentada.
  • Estrías: debido a la rotura de las fibras de colágeno de la piel. La obesidad, la calidad de la piel y la edad, son factores que determinan su aparición. Controla tu peso, las ganancias o pérdidas excesivas en períodos breves de tiempo favorecen su aparición. Realiza tu aseo con productos no agresivos. Debes mantener la piel bien hidratada con productos naturales como aceite de rosa de mosqueta, aceite almendras dulces o aceite de oliva, principalmente en abdomen, caderas, glúteos y mamas (respetando areola y pezón). Realiza ejercicio diariamente.
  • Congestión nasal: debido a la congestión vascular de la mucosa nasal. Realiza irrigaciones nasales con suero fisiológico o agua salada. No utilices antihistamínicos-descongestivos, ya que proporcionan alivio mínimo y tienen efectos secundarios.
  • Cloasma (manchas en la cara): como consecuencia de una estimulación de los melanocitos, responsables de la pigmentación de la piel. Más frecuente en las morenas. Debes usar cremas de protección solar. Desaparece después del parto.
  • Leucorrea (aumento del flujo vaginal): debido a la acción hormonal. Usa braguitas de algodón. No debes usar salva-slip, ya que mantienen un ambiente húmedo que puede propiciar infecciones vaginales. Debes mantener una adecuada higiene, evitando el uso de geles íntimos. Si existen picores o cambios en el olor o color del flujo, debes acudir al médico.
  • Insomnio: suele estar causado por ansiedad, los movimientos fetales, calambres musculares, micciones frecuentes, etc. Realiza un poco de actividad física, un baño templado y ejercicios de relajación, también puedes leer un libro antes de acostarte.
  • Síndrome del túnel carpiano: debido a la compresión del nervio mediano por cambio en los tejidos conectivos. En la mayoría de los casos es transitorio y desaparece después del parto. Puedes dormir con la mano apoyada en una almohada.
¿Cuál es tu reacción?
ES FASCINANTE
0
ME ENCANTA
0
ME GUSTA
0
NO ME GUSTA
0
NO SÉ
0
Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio